El Coaching Sistémico es una metodología individual de acompañamiento a procesos de cambio que tiene como características las siguientes;

 

-El coachee explora las distintas situaciones acompañado por el coach, para acceder a la mayor fuente de recursos que le permita conectar con el estado, objetivo o cambio deseado.

 

-Las preguntas dialógicas y la escucha estratégica se alternan con los movimientos posicionales de las estructuras relacionales que acontecen en los sistemas humanos donde el coachee se está moviendo.

 

-Los contextos de aplicación pueden ser en el ámbito personal, familiar, educativo, psicosocial, de desarrollo de proyectos, equipos de trabajo, empresas y organizaciones.

 

-Se trabaja de manera fenomenológica, circular y recursiva por lo que las inferencias lineales de causa y efecto no son tenidos en cuenta y sí los significados y aprendizajes que realiza el coachee en cada paso del proceso.

 

-Un cambio en un elemento del sistema influye en el movimiento del resto de elementos. Así el coaching sistémico se enfoca en el cambio posicional que le corresponde hacer al individuo que lo solicita.

 

-El contenido sobre el que se trabaja viene determinado por las imágenes internas que producen un lenguaje transverbal y posicional, el cual genera efectos inmediatos en la persona y sus sistemas de influencia.

 

 

“Todo está conectado con todo y con todos a través de las generaciones pasadas, presentes y futuras” (Amparo Pastor Bustamante 2006)